País Vasco y Burdeos: nuestra ruta de seis días

Hace casi un año de nuestra ruta por el País Vasco y Burdeos. No tuvimos mucha suerte con el tiempo, ya que a pesar de que fuimos en abril, la lluvia y el frío no nos abandonó durante todo el viaje. A pesar de eso guardo muy buen recuerdo de esos días y son sin duda de los destinos que más hemos disfrutado. ¿Te interesa saber qué lugares decidimos visitar?

 

País Vasco

Reconozco que uno de los motivos por los que planificamos la ruta fue Gaztelugatxe. Tenía muchas ganas de conocer ese magnífico enclave, y no solo la serie Juego de Tronos tuvo la culpa, ya que ya tenía echado el ojo a ese lugar gracias a las fotos que había visto en instagram. Entre ellas las de oliandmoli, que tienen el privilegio de vivir al lado de esta maravilla. Gracias a ellas pudimos conocer además otros pueblos que no teníamos en mente y que sin duda fueron todo un descubrimiento para nosotros (Bermeo y Mundaka).

Nos alojamos en Elgoíbar, para estar relativamente cerca de todo lo que queríamos visitar en el País Vasco, y tan solo a tres  horas de Burdeos en coche.

 

Día 1: Deba

El primer día lo dedicamos básicamente al viaje desde Madrid. Al llegar a nuestro destino, comimos en el pueblo de Elgoíbar y por la tarde nos acercamos a la playa de Deba, a tan solo 15 minutos de nuestro hotel.

Aunque llovía no nos pudimos resistir a pisar la arena y buscar conchas (es lo que tiene ser de Madrid, echamos tanto de menos la playa que estamos deseosos de pisarla aunque caigan chuzos de punta 🙂 ).

 

Día 2: Gaztelugatxe, Bermeo, Mundaka, Zumaia

San Juan de Gaztelugatxe

El segundo día fue muy aprovechado. Madrugamos para estar pronto en San Juan de Gaztelugatxe, una de las joyas del País Vasco. El madrugón mereció la pena, ya que pudimos disfrutarlo sin apenas gente y pude hacer fotos con mayor tranquilidad. El acceso es un poco complicado, al haber llovido estaba el suelo bastante resbaladizo (me caí dos o tres veces…). Estuvimos a punto de dar la vuelta, pero decidimos continuar y realmente mereció la pena. Primero llegamos a un mirador donde pudimos ver de lejos el islote. Aviso: las vistas son impresionantes.

País Vasco, Gaztelugatxe, sistemáticas

País Vasco, San Juan de Gaztelugatxe, sistemáticas

 

Después de fotografiar la ermita desde lejos, era momento de visitarla de cerca. Para acceder a ella hay que subir un angosto camino. Se trata de un puente de piedra hecho por el hombre con 241 peldaños. El camino va zigzagueando hasta alcanzar la cima. Allí nos encontramos la ermita dedicada a Juan Bautista y la campana en su pared frontal. Según la leyenda, si tocas la campana tres veces y pides un deseo, éste se cumplirá. Nosotros la tocamos trece veces por recomendación de Eider y Olatz (oliandmoli). Nos miraron raro, pero yo sigo fielmente las recomendaciones de los lugareños XD

 

 

 

Desde arriba el paisaje es abrumador. Las olas chocan con fuerza contra las rocas de la isla, añadiendo mayor belleza si cabe. Es muy difícil explicar lo que se siente. Es de esos lugares que tienes que ver para poder entender su magia.

 

Algunas recomendaciones:

  • Si vas a desplazarte allí en tu vehículo hay varios parkings. Uno privado y dos públicos. Los públicos están situados junto a la carretera principal de acceso. El más grande y mejor ubicado, y en el que nosotros dejamos el coche, es el del restaurante Eneperi.

  • Desde el año pasado es necesario sacar entradas para evitar las largas colas. El acceso es gratuito, pero es necesario presentar una entrada para acceder de 10h a 19h (en diciembre hasta las 17h). Fuera de este horario el acceso es libre. Las entradas se pueden adquirir online o presencial en el recinto.

 

Bermeo

A menos de 10 km de San Juan de Gaztelugatxe se encuentra Bermeo, uno de los pueblos pesqueros más importantes del País Vasco. Lo que más llama la atención de esta localidad es el puerto viejo, donde el color es el claro protagonista. Un paseo por el puerto y por la empinada parte antigua nos abre el apetito y reponemos fuerzas probando su rica gastronomía.

 

 

Mundaka

Dejamos Bermeo y continuamos nuestra ruta hacia Mundaka, a tan solo tres kilómetros de distancia. Esta localidad del País Vasco es conocida por ser un famoso destino de surf. Es famosa por su ola de izquierda que atrae cada año a numerosos surfistas. El puerto es el lugar más pintoresco de la localidad, es el centro de la villa, el lugar de reunión.

 

Algo alejada del centro también merece la pena visitar la ermita de Santa Catalina, de gran belleza, situada sobre un pequeño promontorio junto al mar. Cuando nosotros fuimos apenas había gente y pudimos disfrutar de la tranquilidad del entorno.

 

 

Zumaia

Para terminar el día decidimos ir a la playa de Itzurun en Zumaia. Es la segunda vez que la visitamos , y tengo que decir que es una de mis playas favoritas, hay algo en ella que me atrapa. Se encuentra enmarcada por acantilados y el fenómeno del «flysch» (láminas de rocas en formación vertical). Los atardeceres son de otro mundo.

 

 

Día 3: Bosque de Oma, Bilbao

 

Bosque de Oma

El Bosque de Oma fue sin duda el lugar que más disfrutaron los niños. Es obra del pintor-escultor Agustín Ibarrola. El artista realizó pinturas sobre los troncos de los árboles, representando figuras geométricas, humanas y de animales. Muchas de ellas solo se hacen visibles desde posiciones identificadas con una flechas.

 

 

Para llegar al bosque hay que hacer una excursión de unos 40 minutos andando. En algunos casos el trayecto se hace duro por lo empinado del terreno, pero al llegar es una auténtica sorpresa. Buscar las figuras en los árboles se convierte en un juego muy entretenido. No nos fuimos de allí hasta que no vimos todas 🙂

 

 

 

Bilbao

Terminamos nuestra ruta por el País Vasco en Bilbao. Pasamos la tarde caminando por el paseo de la Ría con el marco impresionante del Guggenheim, el icono de la ciudad. Nunca me canso de ver este edificio. Otro de los lugares que me atraen como un imán. El broche de oro para despedirnos de tierras vascas.

 

 

Burdeos

 

Día 4: Burdeos

Nuevo día, nueva ruta. Dejamos el País Vasco y  partimos hacia Burdeos, a tres horas de distancia de nuestro alojamiento. Al llegar, visitamos fugazmente el casco antiguo de la ciudad y ya quedamos prendados por sus largas y amplias calles, la elegancia de sus edificios y su ambiente ( por algo es conocida como la pequeña París). Hay que hacer especial mención a la puerta Cailhau, una de las antiguas puertas de la ciudad amurallada de Burdeos. Esta puerta sigue siendo el lugar de entrada a uno de los barrios más importantes de la ciudad, el barrio Saint Pierre. El paseo termina probando los famosos cannelés, unos pequeños bizcochos típicos de Burdeos. Si alguna vez visitáis esta ciudad no podéis dejar de probarlos.

 

ruta País Vasco Burdeos, sistemáticas

ruta País Vasco Burdeos, sistemáticas

Francia, ruta País Vasco Burdeos, sistemáticas

 

 

 

Día 5: Burdeos, Saint-Emilion

Al día siguiente continuamos descubriendo Burdeos. La lluvia intermitente y el frío nos acompañaron durante toda la mañana, pero eso no fue motivo suficiente para frenarnos. Uno de los lugares que más nos gustó fue La Place de la Bourse (Plaza de la Bolsa), el emblema de Burdeos. Se trata de una de las obras más representativas de la arquitectura francesa del siglo XVIII.

 

Burdeos, ruta País Vasco Burdeos, sistemáticas

 

País Vasco- Burdeos, ruta, sistemáticas

sistemáticas, Burdeos, ruta País Vasco Burdeos

 

Frente a esta plaza se encuentra el espejo del agua más grande del mundo. Se trata de uno de los lugares más fotografiados de la ciudad. No pude detener a los niños que se metieron de lleno a jugar con el agua y la niebla. Y yo feliz de tener ese bonito recuerdo fotográfico.

 

ruta País Vasco Burdeos, sistemáticas, Burdeos

ruta País Vasco Burdeos, sistemáticas

Burdeos, País Vasco, sistemáticas

 

Otros puntos que también visitamos son: la catedral de Saint André, el Pont de Pierre (puente de piedra), que conecta las dos orillas del río Garona; y la Plaza de Quinconces, donde podemos ver el monumento a los Girondinos.

 

sistemáticas, Burdeos, País Vasco

Burdeos, río Garona, País Vasco, sistemáticas

sistemáticas, Burdeos, País Vasco

 

Terminamos el día paseando a orillas del río Garona. Aunque la lluvia no nos permitió visitar todo lo que teníamos previsto nos fuimos con muy buen sabor de boca y felices de haber descubierto esta preciosa ciudad.

 

ruta País Vasco-Burdeos, sistemáticas

 

Saint-Émilion

A menos de una hora de Burdeos se encuentra Saint-Émilion, un pueblo medieval famoso por sus grandes vinos. Desde 1999 es considerado Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Su valor histórico es indudable.

 

País Vasco Burdeos, Saint-Émilion, sistemáticas

 

Llegamos sobre las 4 de la tarde y después de aparcar en un parking situado a las afueras nos adentramos en sus empinadas calles empedradas. En cada esquina se encuentra una tienda dedicada al vino, lo que nos recuerda la importancia del líquido elemento en esta localidad. Pero no solo el vino es protagonista, la belleza y la elegancia se respira en cada esquina. Es un pueblecito pequeño y en poco tiempo se puede recorrer. Antes de irnos encontramos las mejores vistas de Saint-Émilion, que son desde lo alto del viejo campanario. Para acceder allí hay que pedir una llave que hay en la oficina de turismo que se encuentra enfrente del campanario. La entrada cuesta tan solo 1,5 € por persona. Las vistas de los tejados y los campos de viñedos son increíbles.

 

Saint-Émilion, Burdeos, País Vasco, sistemáticas

sistemáticas, Burdeos, País Vasco, Saint-Émilion,

Saint-Émilion, Burdeos, País Vasco, sistemáticas

Saint-Émilion, Burdeos, País Vasco, sistemáticas

ruta País Vasco, Burdeos, Saint Emilion, sistemáticas

 

Día 6: Arcachon

A una hora de Burdeos se encuentra Arcachon, una localidad playera conocida por su elegancia. No pudimos estar mucho tiempo porque nada más llegar se puso a llover intensamente y a granizar. No pude sacar la cámara en ningún momento. Intentamos subir a la duna de Pilat pero tuvimos que dar la vuelta porque el frío, el viento y la lluvia eran insistentes. Si hacéis esta ruta es un destino que no os podéis perder. Nos quedamos con ganas de ver la duna y hacer fotos por el pueblo, así que  nos queda pendiente volver a visitarlo para disfrutarlo como se merece.

 


 

Espero que os haya gustado la ruta que seguimos. Si alguna vez visitáis el País Vasco plantearos subir un poco más, ya que a pocas horas se encuentran lugares que merece la pena descubrir, y que nos enamoraron a pesar del frío, la lluvia, el viento y el granizo.

 

Si eres un apasionado de los road trips no te pierdas el viaje que hicimos este verano por la Provenza francesa:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2 respuestas a “País Vasco y Burdeos: nuestra ruta de seis días”

  1. Me encanta el post! Vaya fotazas. Este puente de mayo vamos al Pais Vasco y seguiré tus recomendaciones. Aunque creo que el bosque de oma ahora lo han cerrado, que pena porque parece maravilloso. Gracias!!

    1. Hola María, muchas gracias! No sabía lo del Bosque de Oma, qué pena, he estado mirando y los pinos tienen una enfermedad, seguramente esté dos meses cerrado. Pero en el Paía Vasco hay mucho que ver 🙂 Pasadlo genial!

Deja un comentario