Menton: una ciudad de postal en la Costa Azul francesa

¿Alguna vez el lugar de paso de tus vacaciones se ha convertido en tu destino preferido?

A nosotros sí, y te voy a contar los motivos de nuestro flechazo con esta bella localidad que se encuentra a un paso de Italia:

1. Color

Menton es de colores. Sus fachadas rojas, amarillas y ocres le dan un aspecto cálido y son un perfecto marco para cualquier sesión fotográfica. Si quieres apreciar toda esa paleta cromática no te puedes perder la panorámica de Menton desde el puerto, una de las vistas más famosas de la ciudad.

2. Decadencia

Se encuentra a tan solo unos minutos de Italia, y eso se nota. La ciudad posee un bonito casco antiguo donde la influencia mediterránea se palpa en cada esquina: callejones oscuros y laberínticos, paredes desconchadas… Las escaleras que llevan hacia la Basílica de Saint Michel nos llamaron especialmente la atención, te invitan a subir y cuando lo haces el espectáculo está servido, ya que las vistas del puerto desde arriba son increíbles. Además, el color inunda todo el ascenso y fue la excusa perfecta para llevarnos a casa un bonito recuerdo fotográfico.

 

3. Elegancia

En Menton el  buen gusto también está presente allá donde vayas. Claro ejemplo son sus características casas de la Belle Epoque de líneas sencillas, sus fachadas en tonos pastel, sus plazas con carruseles, sus terrazas, calles peatonales  y restaurantes… Los jardines, flores y palmeras adornan cada rincón de esta ciudad que ha sido escenario reproducido por artistas como Picasso, Le Corbusier, Chagall y otros tantos.

 

4. Localización

Está situado en la Costa Azul, cerca de la frontera italiana. Al estar tan solo a quince minutos de Mónaco aprovechamos la ocasión para visitar el país. Muy cerca también se encuentran Niza, San Remo o Marsella, por lo que es un lugar perfecto para situar el campamento base y conocer el Mediterráneo francés en profundidad. Al estar ubicado entre el mar y la montaña posee un microclima especial, cálido durante todo el año y por tanto favorable para los cultivos de cítricos, sobre todo del limón.  Es una ciudad que pasa de largo para muchos, y es un tremendo error, puesto que no tiene nada que envidiar a sus famosas localidades vecinas.

 

5. Riqueza cultural

Es la ciudad del poeta y cineasta Jean Cocteau y tiene uno de los museos más grandes dedicado a él: el Museo Jean Cocteau- Collection Severin Wundermar. Otro de los museos dedicados al artista es el Museo del Bastion. A lo largo del año también se llevan a cabo diferentes manifestaciones artísticas como la Fiesta del Limón y la temporada musical y teatral.

 

6. Tranquilidad

Si te gusta disfrutar de hacer turismo sin multitudes este es tu lugar. En Menton estuvimos alojados de camino a Italia durante nuestro road trip y luego otra vez de vuelta a España. Tras la experiencia vivida en Italia, sobre todo en el Cinque Terre, esta ciudad fue como el contrapunto, el sosiego necesario tras las multitudes y los agobios. Sus tranquilas playas y su paseo marítimo invitan a dar largos paseos y cualquier rincón es perfecto para hacer fotos sin que se cuele nadie de por medio. Además un punto a su favor es el puerto deportivo de Garavan, situado a los pies de la antigua ciudad,  y su faro rojo (color por el que tengo debilidad 🙂 ), ¿qué más se le puede pedir?

 

Por estas seis razones, (y por muchas más que me habré dejado en el tintero) si alguna vez pasas por la Costa Azul francesa no dudes en visitar esta región maravillosa y tan poco conocida, seguro que no te deja indiferente. ¿Necesitas algún motivo más?

 

 

2 respuestas a “Menton: una ciudad de postal en la Costa Azul francesa”

  1. Me ha encantado!! Me lo apunto!!

    1. Muchas gracias Clara, seguro que te encantaría 😊😘

Deja un comentario