Marrakech: Cosas que ver o hacer en la ciudad roja

marrakech_viaje_que_ver

Marrakech es una ciudad muy viva, llena de colores saturados y sabores exóticos. Si la quieres experimentar a fondo deberás seguir su ritmo y dejarte llevar.

Antes de empezar me gustaría responder algo que quizá se plantea mucha gente antes de viajar hasta aquí, un par de preguntas que yo misma también me hacía.

¿Es Marrakech una ciudad segura? Había escuchado y leído tantas historias, tan poco favorables al respecto, que siempre posponía este viaje. La respuesta es sí. Marrakech sí es una ciudad segura y está perfectamente adaptada para el turismo. Obviamente tendrá la peligrosidad de cualquier otro lugar, según dónde te metas o con quién. Aunque puedo decir que he sentido más miedo en alguna otra ciudad europea caminando en pleno día, que en los callejones ruinosos, estrechos y oscuros de Marrakech.

Mi otra pregunta era: ¿Pueden viajar una o dos mujeres solas? Supongo que si vas con un grupo grande y variado los locales no te abordarán tanto, para ofrecerte cosas o tratar de guiarte por algún sitio, como si vas sola o con una amiga, pero no hay nada de peligroso en esto. Al menos desde mi experiencia no hubo ningún problema. Así que, si has llegado a parar a este blog y todavía no lo tenías claro, espero haber resuelto tu duda.

marrakech_viaje_que_ver

Ahora sí, te invito a un viaje único, que huele a especias y a curry, que suena a murmullos y cánticos. Una cultura diferente que te dejará huella para siempre. Te advierto que su caos te descolocará en un principio pero, poco a poco, sin darte cuenta, fluirás con la ciudad y sus costumbres, como uno más.

 

Diez cosas que ver y hacer en Marrakech

Perderse por la Medina

La Medina es Marrakech en estado puro. Si no vives sus callejuelas estrechas y laberínticas, no has conocido bien esta ciudad.

Aprender a perderte y encontrarte por aquí será parte de tu día a día. Al final, aunque todo te dé vueltas y pienses que jamás llegarás a tu destino; aunque veas al mismo señor y la misma tienda de alfombras todo el rato; cuando sientas que te has perdido y ya no tengas esperanzas, entonces, llegarás a tu destino. Solo es cuestión de tiempo habituarte a este estrés y empezar a dominar sus calles. Lograrás ganarle la batalla a la Medina.

medina_marrakech

La Medina Marrakech

Para mí lo mejor de este lugar son los colores y el bullicio, lo peor es sin duda tener que esquivar motocicletas, bicicletas o carros, para no ser atropellado. Paciencia.

 

Alojarse en un ryad

Alojarte en un ryad en plena Medina es lo mejor que puedes hacer para vivir al cien por cien tu experiencia. Son como pequeños oasis en mitad del caos de Marrakech. Un remanso de paz donde refrescarte y vivir casi como en un cinco estrellas a precio low cost. Algo paradójico cuando de puertas para fuera todo está a medio hacer o en ruinas.

Me costó decantarme por el ryad definitivo. Confieso que los que tenía en mente ya estaban ocupados. Así que, investigando un poco, y según las opiniones y la ubicación, me quedé con el Ryad Zounia. A tres minutos de la Plaza de Yamaa el Fna.

azotea_marrakech_viaje

La habitación era muy acogedora y el trato con el servicio, muy cercano. Hasta pudimos disfrutar de un Hammán en el mismo ryad. Y qué gustazo.

 

Pasear por la Plaza de Yamaa el Fna y caminar hacia la Mezquita de Kutubía

La Plaza de Yamaa el Fna es el centro neurálgico de Marrakech. Por las mañanas está muy animada pero por las noches esta plaza es un espectáculo. Encantadores de serpientes, tatuadoras de henna, juegos, música, bailes, street food… Imprescindible sentarse en alguna caseta y degustar sus platos sentado junto con otros turistas o locales en la misma mesa ¡y por muy pocos dirhams! Te sentirás como si estuvieras en la feria de tu pueblo. De nuevo una forma más de integrarse en esta cultura tan maravillosa.

Plaza de Yamaa el Fna Marrakech

Si te gusta el zumo, no olvides probarlo en alguno de sus puestos. Cuestan unos pocos céntimos de euro y el sabor es muy intenso. Cómo echo de menos la fruta de Marrakech…

zumo_marrakech_plaza_yamaa_fna

Desde la plaza, al fondo de una de sus calles, luce imponente la Mezquita de Kutubía. La más grande de la ciudad. A mí me recordaba a la Giralda.

Tenla muy presente ya que te servirá de guía para poder ubicarte en algunas ocasiones. Está prohibida la entrada a personas no musulmanas pero al menos podemos disfrutar de ella desde fuera. Si tienes tiempo, date un paseo por los jardines de alrededor.

mezquita_kutubia

Visitar el Museo Yves Saint Laurent  y el Jardín Majorelle

El museo de Yves Saint Laurent es algo difícil de superar. Te apasione la moda o no, te aseguro que estar a centímetros de algunas de las prendas más emblemáticas de la firma, en ese ambiente tan mágico, emociona. Tanto que tuve que controlar algún que otro puchero y por poco me pongo a llorar (qué le voy a hacer, me pongo así de tontorrona con el arte en general). Nunca olvidaré lo que sentí ahí dentro, ni todo lo que vieron mis ojos.

Yves Saint Laurent museo Marrakech

A escasos metros de este museo se encuentra el Jardín Majorelle creado por el pintor del mismo nombre y comprado más adelante por Yves Saint Laurent.

Está salpicado de un azul intenso muy característico que destaca entre el verde de su vegetación. Precioso. Y llenísimo de gente.

Tanto el museo como el Jardín Majorelle están un poco alejados del centro, por lo que si te alojas en la Medina tendrás que coger un taxi. Que no te cobren más de tres euros por ir hasta allí desde la Ciudad Vieja.

 

Ir de compras por la Ciudad Nueva

Tras visitar el museo y los jardines mi consejo es que vayas caminando de vuelta por la Zona Nueva. Si echas de menos la comida europea podrás entrar a algún italiano, un McDonalds o incluso un Starbucks.

ciudad_nueva_marrakech

Y si eres de los que va de compras aun estando de vacaciones este es el sitio perfecto. Hay alguna tienda de ropa muy conocida. Para mi gusto no es la zona más bonita de Marrakech, pero está genial para ver la diferencia entre las dos partes de la ciudad roja.

 

Saborear su exquisita comida

Ufff, es recordar su comida y salivar. Qué gozada de sabores. Si eres muy fan de la gastronomía en general, y te gusta probar platos típicos de los países a los que viajas, creo que en Marrakech vas a disfrutar. El tajine de verduras y el cuscús con curry eran un sueño.

Tajine Cous Cous Marrakech comida

 

Comprar especias, cosmética o souvenirs

Como ya habrás oído en alguna ocasión, en este país tendrás que aprender a regatear, sobre todo si tienes cara de guiri. En tu mano está querer llegar a un acuerdo en cuanto al valor de lo que compres.

Si hay alguna pega que le pongo a Marrakech fue precisamente esto, la tensión de entrar a una tienda y tener que ‘pelear’ por un precio justo, la sensación de pensar si podrías haberlo comprado más barato. Pero, aunque esto no invita a querer comprar como loca, al final piqué con alguna bolsita de especias y algo de cosmética típica marroquí.

Especias Marrakech

especias_marrakechsouveirs_marrakech

 

Pasear por el Palacio de la Bahía

Marrakech tiene varios palacios. Por proximidad y horarios decidimos visitar el Palacio de la Bahía. Y fue una buena elección.

Es enorme. Moverse por sus cientos de habitaciones mientras disfrutas de sus preciosos azulejos y ventanas resulta muy entretenido. No tiene ningún mueble en su interior, lo cual no lo hace muy emocionante, pero seguro que te encantará pasear por sus rincones y patios.

Palacio de la Bahía

 

Admirar la belleza de las Tumbas Saadíes

Es uno de los lugares más visitados de la Ciudad Roja. En su interior hay más de cien tumbas decoradas con pequeños azulejos. No te llevará mucho tiempo realizar la visita ya que el recinto es bastante pequeño pero, si te quedan cerca y puedes hacerlo, recomiendo visitarlas aunque sea solo para ver las tres tumbas principales y la belleza del interior que las alberga.

Tumbas saadíes

 

Disfrutar de la arquitectura de la ciudad

Llamadme friki pero cuando en alguna azotea veía Marrakech desde arriba, me venía a la mente una de mis pelis Disney favoritas: Aladdin. Sobre todo en el momento en el que se pone a saltar de edificio en edificio porque le están persiguiendo.

En la Medina las casas son anaranjadas y bajitas. Tienen las paredes desconchadas y algunas esquinas están decoradas con jarrones. Fuera de la zona vieja los edificios son algo más altos y de otras tonalidades.

marrakech_viaje_azotea

Marrakech_consejos

La ciudad está llena de arcos o puertas con diferentes nombres que te ayudarán a orientarte.

Camina y disfruta de la arquitectura que te irás encontrando a lo largo de sus calles ¡es gratis!

Qué ver y hacer en Marrakech

 

¡Ay, Marrakech! Me alegro de haberte vivido. Me quedo con tu exotismo y tu autenticidad, estoy segura de que volveré a alguna otra parte de Marruecos para experimentar de nuevo la magia de este país.

 

Y tú ¿has vivido también la experiencia Marrakech?

 

Deja un comentario